FEDERICO GARCÍA LORCA

  • Posted by admin 01 Feb
  • 0 Comments

FEDERICO GARCÍA LORCA

 

“No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá”

La vida de Federico García Lorca fue demasiado breve. Nació a final de un siglo convulso y vino a dar con otro que no le dejó espacio suficiente para ser todo lo que Lorca quería ser. En Granada (Fuente Vaqueros) nació el 5 de junio de 1898 y treinta ocho años después, en 1936, también en Granada (Víz- nar) moriría fusilado.

En efecto, fue una vida corta pero muy fértil, porque el joven Federico descubrió muy pronto su interés por el arte y empezó a cultivar sus múltiples talentos. Demuestra tempranamente una fina y exquisita sen- sibilidad que dedica a aprender música, primero, y pintura después. Destaca como dibujante y, aunque finalmente se inclina por la creación poética, nunca abandonará del todo los pinceles.

Estudió Letras y Derecho en Granada y se decidió a abandonar la música por la pluma. Publica su primer libro y su primer poema antes de trasladarse a Ma- drid a la Residencia de Estudiantes en 1918. Su paso por la Residencia de Estudiantes será un cambio fun- damental para su vida y también para su actividad creadora. En Madrid participa en tertulias literarias y conoce a poetas de su generación, como Salinas y Gerardo Diego. Y su imaginación creadora no deja de trabajar. Conoce y traba amistad con Luis Buñuel, Salvador Dalí, Rafael Alberti o Manuel de Falla.

Maquetación 1

Nació y murió entre dos guerras. Vivió en una Es- paña agitada y dividida de la que habló en sus obras y sus poemas, y que se lo cobró con la vida. En sus obras encontramos una constante preocupación por los oprimidos y marginados. Sus protagonistas lite- rarios suelen ser gitanos, negros, mujeres…

Tuvo una enorme conciencia social y cultural. Firme partidario de la República, durante la misma puso en marcha un proyecto teatral ambicioso y de enorme carácter humanístico: La Barraca. Se trataba de una compañía de repertorio ambulante, como la de los cómicos de la legua, que llevaba el teatro a todos los rincones de la España más rural. Con el teatro, Lorca quería educar al pueblo y forjar una actitud crítica so- cial y moralmente. Su posicionamiento político era cultural, artístico y necesario.

Federico-García-Lorca-firma-y-retrato-1-550

 

Post Comments 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE