Teatruras: crítica filosófica de «Electra» por alumnado del IES Joaquín Artiles

Teatruras: crítica filosófica de «Electra» por alumnado del IES Joaquín Artiles

CRÍTICA FILOSÓFICA “ELECTRA”

Por:

Óscar Hernández
Julia Pasquale
María Pulido
Yanelis Pulido

El viernes 15 de noviembre, los alumnos y alumnas de 1º Bach del IES Joaquín Artiles,
asistimos a la representación de la obra teatral con título “Electra”, realizada en el Teatro
Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, interpretada por la compañía teatral Companhia do
Chapitô.
Pudimos ser testigos de cómo la obra, situada en la Atenas de la Grecia clásica del siglo
V antes a.C. (justo antes de ser conquistada por Alejandro Magno), hace referencia a temas tan
actuales que preocupan y conciernen a la sociedad actual en la que vivimos: la muerte, el
exilio, la destrucción física o moral, entre otros.
Como hablamos de tragedia, debemos acudir a la visión del filósofo por excelencia,
Aristóteles, quien concebía la tragedia como “la imitación de una acción extensa, con un
lenguaje agradable y popular en la que intervienen personajes en acción, inteligentes y
complejos”.
Si analizamos los recursos del teatro clásico, podemos reconocer el concepto de
“anagnórisis”, que representa un momento de la obra trágica, en el que el protagonista
descubre una verdad crucial que cambiará la dirección y el desarrollo de la tragedia. Entonces,
una vez que conocemos este vocablo, lo podemos identificar en la obra en el momento en que
Electra descubre que su padre ha sido asesinado por su madre Clitemnestra y el amante de
ésta, Egisto. Tras este hecho, los dos asesinos de su padre, mandan a su hermano Orestes al
exilio. Es aquí, cuando Electra es testigo de la situación desastrosa que se presenta en su casa,
cuando comienza a esperar justicia del destino para los asesinos de su padre.
Otro de los conceptos de la tragedia griega que debemos conocer es la “catarsis”, que
proviene del griego (katharsis), y que hace referencia a una palabra técnica de la medicina que
significa “purga”. Así pues, entendemos como “catarsis” al momento en el que el público se
identifica con el personaje que aparece en escena, transitando las mismas emociones que éste
puede sentir. Por consiguiente, podríamos situar el momento de la “catarsis” en el instante de
la muerte de Agamenón, tras la traición de su mujer y su amigo. Podemos explicar esta
empatía con el personaje de Agamenón por ese sentimiento de traición que todos hemos
sentido alguna vez, y que cobra vida al presenciar esta escena. Tal vez la traición que hayamos
sufrido no sea comparable a la que sufre el padre de Electra, sin embargo, nos recuerda a ese
momento de nuestras vidas en el que hemos podido sentir infidelidad, deslealtad o alevosía
por parte de alguien cercano e importante en nuestras vidas.
Finalmente, encontramos el conflicto-tema principal que la obra quiere transmitir
mediante el personaje de Electra. Este conflicto o tema filosófico que atañe a este personaje
es la venganza, motivada por la falta de justicia. Es en este momento cuando nos
cuestionamos el motivo de la venganza, de la justicia o de la ausencia de justicia e inmediata
venganza… Es, pues, imperativo preguntarnos: ¿Siempre hay justicia? ¿Debemos responder y
actuar por cuenta propia ante un comportamiento injusto? Y sobre la venganza, ¿es necesaria?
¿Se puede comparar la venganza con la justicia? Y si la justicia no es suficiente a nuestro juicio
personal, ¿debemos actuar vengativamente?
Todo esto nos lo presenta la obra Electra, interpretada de una forma tan ilustrativa por
la Companhia do Chapitô, quienes han utilizado un recurso muy original y práctico, como son
las cucharas, para diferenciar a los personajes principales y secundarios, así como para
escenificar acciones sin recurrir a más atrezo.
Recomendamos esta obra, así como la compañía que la ha representado. Hemos
podido presenciar escenas de amor, traición, muerte, tristeza, venganza, éxtasis… por tanto
debemos ser sinceros a la hora de calificar esta muestra teatral. Sinceramente, la obra es digna
de reconocimiento, así como los actores que nos la transmiten. Si tuviéramos que valorar
sobre 5 como las películas, que se califican de una a cinco estrellas, deberíamos dibujar cinco
estrellas sobre el título de esta obra y agradecer que se sigan representando obras teatrales,
puesto que el teatro sigue siendo hoy en día, uno de los recursos artísticos que más disfruta el
público.

Gracias por el trabajo, equipo. Estupenda crítica que nos hace recuperar la conexión entre teatro y filosofía en la propia cuna de teatro, Grecia.

No Comments

Post A Comment